miércoles, 19 de mayo de 2010

Tequila Maestro Tequilero

Jungla de asfalto
19 de mayo de 2010


Cuando hablamos de un maestro tequilero, obviamente pensamos en una persona con absoluto conocimientos y experiencia en la elaboración de finos tequilas.

Pero hay otro tipo de maestro y hoy lo vamos a catar para usted.

Se trata del tequila “Maestro Tequilero” que surgió precisamente de la idea de elaborarlo con el legendario proceso de antaño y utilizando sólo los mejores agaves de nuestra tierra.

Este tequila se viene elaborando desde el 2004 y tiene 3 variedades: blanco, reposado y añejo.

Se hace con un proceso artesanal que inicia con la selección y jima de los mejores agaves.

Éstos son cosechados antes de la época de lluvias, después se realiza la cocción lenta y se separan las mieles que se procesan por separado para una mejor fermentación.


Es doblemente destilado en alambiques de cobre, y al término se obtiene un espíritu con complejos aromas y un excelente bouquet.

Es depositado en barricas nuevas de roble blanco americano y francés, donde permanece por 6 meses para convertirse en Maestro Tequilero reposado.

En el Maestro Tequilero Añejo, el proceso de maduración se obtiene tras añejarse durante 18 meses en barricas del mismo tipo.

El Maestro Tequilero se produce únicamente una vez al año y es de producción limitada.

Cada una de las botellas está numerada e indica el nombre de las tierras de donde provienen los agaves de su elaboración.

Los 3 tipos pueden consumirse de diferentes formas y con diferentes tipos de alimentos y postres.

Por ejemplo, beberlo con pescados y mariscos, si es Maestro Tequilero Blanco.

Con pollo y carne, si se trata de Maestro Tequilero Reposado.

Y con postres chocolates, si es Maestro Tequilero Añejo.

En las categorías blanco y añejo fueron galardonados con la “Diosa Mayaguey” 2009, que es otorgado por la Asociación Mexicana de Tequila A. C.

Historia

La mayoría nos sentimos orgullosos de ser la cuna del tradicional tequila, ahora tan famoso y codiciado en el mundo.

Y aunque en México existen cerca de 200 tipos de agave, según la norma oficial mexicana, el tequila debe provenir de cabezas de agave tequilana weber variedad azul.

Esta variedad se da muy bien precisamente en tequila, Jalisco, cuyo nombre sirvió para la denominación de esta emblemática bebida mexicana.

En los alrededores de tequila se ubican las fábricas de lo que solía llamarse "vino de mezcal de tequila".

La historia del tequila comenzó a mediados del siglo 16 cuando algún español empezó a fabricar mezcal en Tequila.

En ese entonces abundaba tanto el agave azul, que tenía un enorme valor en la vida cotidiana de esas tierras jaliciences.

Las hojas de la planta eran aprovechadas para construir techumbres, fabricar agujas, alfileres, hacer cuerdas o papel.

Además las pencas secas se usaban como combustible, sus cenizas como jabón, lejía o detergente y su savia para la curación de heridas.

En realidad lo que se aprovechaba menos era el propio mezcal.

De hecho su destilación no fue aplaudida por las autoridades españolas, pues esto desfavorecía la importación de vinos y aguardientes españoles.

El gobierno colonial prohibió la fabricación de productos americanos que pudieran hacerles la competencia, y el tequila tuvo que hacerse clandestinamente desde el principio.

Pero como toda producción clandestina, se le salió de control a las autoridades éstas optaron por autorizarlo en el siglo 17 y cobrar el impuesto correspondiente.

Gracias a este impuesto se pudieron hacer las primeras obras importantes para introducción de agua potable a la ciudad de Guadalajara.

Y años después se pudo patrocinar la construcción del actual palacio de gobierno de Jalisco.

De hecho, el "vino mezcal” de esta tierra se convirtió en el primer producto elaborado de exportación del estado de Jalisco.

Con la consumación de la independencia en 1821, los licores españoles empezaron a tener mayores dificultades para llegar a México.

Esto dio oportunidad a que los fabricantes de tequila iniciaran su comercialización en la Ciudad de México y todo el centro del país.

Al acercarse la primera mitad del siglo 19, los productores empezaron a ejercer una notable influencia política.

Luego, a principios del siglo 20, el tequila tuvo como su principal enemigo al ferrocarril norteamericano.

Éste llevaba con facilidad los aguardientes europeos de costa a costa en Estados Unidos y redujo las exportaciones.

Además, la clase alta mexicana experimentó en esa época preferencia por todo lo francés y el tequila pasó a ser bebida de pobres o rancheros.

Fue la Revolución Mexicana la que, a fin de cuentas, predijo una nueva actitud que redundó en favor del tequila.

Una vez que triunfó el movimiento revolucionario, el país comenzó a buscar expresiones que fortalecieran la identidad nacional.

Una de estas expresiones fue beber tequila en vez de otros aguardientes importados.

El cine nacional favoreció la imagen del charro bebedor de tequila como estereotipo de los mexicanos.

Ayudó también que popularmente se hubiera convertido al tequila en la mejor medicina contra una epidemia de influenza española, que azotó al norte de México alrededor de 1930.

Y que para atender la demanda, se haya podido disponer de pequeñas botellas fabricadas en Monterrey.

Los envases pequeños, fáciles de manejar y transportar, hicieron del tequila una bebida mucho más comercial.

A partir de 1940 la industria del tequila estuvo lista, para suplir al whisky, que dejó de llegar a Estados Unidos debido a la Segunda Guerra Mundial.

La exportación de tequila alcanzó entonces niveles insospechados.

A partir de 1950 la producción de tequila gozó de mejoras técnicas considerables.

Muchas fábricas, alcanzaron índices altos de rendimiento e higiene, además, algunas marcas redujeron la graduación de alcohol y se hizo más consumible.

Por otro lado, se descubrió también que la región apta para cosechar el agave azul podía ser mayor, sin perjuicio del producto.

México tiene la denominación de origen del tequila desde 1974 y en ella se establecen 181 municipios donde puede elaborarse.

La franja comprende los 125 municipios de Jalisco, 8 municipios de Nayarit, 7 de Guanajuato, 30 de Michoacán y 11 de Tamaulipas.

Actualmente existe un Consejo Regulador del Tequila (CRT) donde se reúnen desde 1993 todos los actores y agentes productivos ligados a la elaboración de tequila.

El objetivo de este consejo es promover la cultura y la calidad de esta bebida que se ha ganado un lugar importante entre los símbolos de identidad nacional.

Además son ellos quienes certifican el cumplimiento de la norma obligatoria del tequila que le aseguran a usted que está consumiendo un tequila de calidad.

Está integrado por productores de agave, industriales tequileros, envasadores, comercializadores y una representación gubernamental.

CLASIFICACIÓN DEL TEQUILA


De acuerdo al porcentaje de los azúcares provenientes del agave que se utilice en la elaboración del tequila, éste se puede clasificar en una de las siguientes categorías:

“100% DE AGAVE”.

Éste no es susceptible de ser enriquecido con otros azúcares distintos a los del agave tequilana weber variedad azul cultivado en el territorio de la denominación de origen.

Debe ser embotellado en la planta de envasado que controle el propio productor autorizado.

Debe decir “100% de agave”, “100% puro de agave”, “100% agave”, “100% puro agave”.

“TEQUILA”.

Este sí es susceptible de ser enriquecido y mezclado con otros azúcares hasta en una proporción no mayor de 49% .

Podrá ser embotellado fuera de las instalaciones del productor siempre y cuando cumpla con las condiciones establecidas en la NOM.

CLASES


De acuerdo a las características adquiridas en procesos posteriores a la destilación, el tequila se clasifica en:

Blanco.
Joven u Oro.
Reposado.
Añejo.
Extra Añejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario