jueves, 9 de febrero de 2012

CHALECOS BLINDADOS

JUEVES: IRREVERENTE
9  DE FEBRERO DEL 2012

Las muertes de policías han ido en aumento junto con la ola de violencia que se vive en el país.

Se ha comprobado que los criminales tienen mejor armamento para defenderse que las fuerzas policiales del país, incluyendo el ejército mexicano.

A pesar de esto, se ha demostrado que 92% de los policías que usaban chalecos blindados durante enfrentamientos lograron salvar su vida, gracias a esta prenda.

Pero este tema, de proteger al cuerpo de proyectiles, de cualquier tipo, no es nuevo, al contrario, ya tiene varios siglos atrás.

En el siglo 16 se usaba el término de a prueba de balas para la armadura de metal que demostraba su resistencia ante la penetración de proyectiles.

El primer chaleco antibalas ligero fue inventado en Joseon, Corea, en 1860, fue Heungseon Daewongun quien ordenó la confección de chalecos antibalas por las amenazas de los ejércitos occidentales.

Fue entonces, que Kim Gi-Doo y Gang Yoon descubrieron que el algodón podía proteger contra proyectiles si era lo suficientemente denso, y por eso elaboraron chalecos con 30 capas de algodón cada uno.


Estos chalecos fueron utilizados en batalla durante la expedición de los Estados Unidos a Corea, cuando la armada de estadounidense atacó la isla de Ganghwa en 1871.

Para 1880, George Emery Goodfellow realizó investigaciones de resistencia en la tela de seda, y demostró el aminoro del impacto de balas en el cuerpo por armas de fuego.

Pero fue Casimir Zeglen quien aprovecho la idea de Goodfellow, al elaborar chalecos antibalas con tela de seda, a finales del siglo 18, y que podía detener balas disparadas por pistolas con pólvora negra.

Fue durante la primera guerra mundial que se desarrollaron varios tipos de trajes blindados para los soldados, que cubrían casi todo el cuerpo, y pesaban alrededor de 18 kilos, pero fueron descartados muy rápido, debido a que impedía los movimientos rápidos de los soldados.

Para las décadas de los 20’s y 30’s los integrantes de bandas estadounidenses utilizaban chalecos elaborados con tela rellenos de algodón y podían detener impactos de hasta 300 metros por segundo.

Debido a esto el FBI empezó a utilizar cartuchos .38 super y .357 magnum que penetraban dichos chalecos.

Durante la segunda guerra mundial los estadounidenses desarrollaron chalecos flack para sus tropas, los cuales estaban hechos con nylon y podían detener esquirlas de los proyectiles antiaéreos, pero no estaban diseñados para detener balas.

En el 69, American Body Amor patento un chaleco hecho con nylon acolchonado con múltiples planchas de acero, que se llamó barrier vest, y fue el primero en ser utilizado en operaciones de alto riesgo.

A mediados de los 70’s Dupont introdujo la fibra sintética kevlar, que inmediatamente se empezó a utilizar en National Institute of Justice y quien determino que los chalecos con esta fibra se podían utilizar diario por los policías.

En la década de los 80’s, un promedio de 1/3 a 1/2 de los agentes de policía que patrullaban vestían diariamente chalecos antibalas que no se notaban.

En el 2006 se habían registrado más de 2000 "salvaciones" debido al empleo de chalecos policiales de uso diario.

Bullet

Es una empresa mexicana que inició operaciones en el 2000, con el lema proteger a quien protege.

En un principio sólo importaba chalecos antibalas al país, por la ola de violencia que había, pero con el tiempo logró convertirse en una empresa fabricante de chalecos blindados.

Su compromiso se vio reflejado en un crecimiento muy rápido: en 2002 tuvo un crecimiento del 23% y del 74% para 2004, en el 2007 creció un 24%, pero su mejor año, sin duda fue el 2008, con un crecimiento del 252%.

Actualmente comercializa sus productos a nivel nacional, entre sus clientes están la secretaria de la defensa nacional, la secretaria de marina, la secretaria de seguridad pública federal, la secretaria de seguridad pública de los estados y municipios.

De su producción, de chalecos antibalas, se exporta el 80% a países como Guatemala, Chile, Colombia y Argentina; el resto de su producción, que es un 20% se queda en el país.

La aceptación de sus chalecos en varios países se debe a su gran calidad, que está respaldada por la certificación NIJ.0101.06 del Instituto Nacional de Justicia de Estados Unidos, que obtuvieron en el 2010.

Sus chalecos antibalas resisten 50 impactos calibre .357 o magnum .44 después de 6 años de uso. La mayoría de las empresas que elaboran chalecos antibalas sólo consiguen 5 o menos años de garantía.

Antes de obtener la certificación la empresa vendía entre 2 mil y 3 mil chalecos anuales, pero en el lapso de tres semanas, después  de haber obtenido la certificación lograron vender 2 mil chalecos.

En Bullet laboran investigadores del instituto politécnico nacional y del a universidad nacional autónoma de México; en conjunto con varios expertos estadounidenses y la empresa Dupont que aporta la tecnología.

dupont en seguridad

Esta empresa tiene varias áreas de investigación como Protection Technologies.

Esta división busca soluciones en cuestión de seguridad personal reflejada en ropa o vestimenta especializada.

Sus productos son resultado de años de investigación, innovación y tecnología de punta: chalecos antibalas, vehículos blindados, guantes anti-cortaduras, prendas de vestir para bomberos, trajes para pilotos de autos, trajes para protección contra químicos, arco eléctrico y aislantes térmicos en transformadores.

Sus marcas en cuestión de seguridad son Kevlar, Nomex, Tyvek, Tychem y Protera.

Invitados

  • Erick Sánchez Armas, director de Bullet de México

  • Ingeniero José Luis Sánchez del instituto politécnico nacional

  • Miguel Ángel José, Director de DuPont Tecnologías de Protección

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada